Tratamientos para la madera, xilófagos; termitas, carcomas...

Termitas

DAÑOS Y DETECCIÓN

Las características de los materiales que constituyen el alimento de las termitas, unido a su extraordinaria capacidad de reproducción y de supervivencia, hacen a estos insectos nocivos para el hábitat humano y, de forma especial, para algunos de los elementos que constituyen su Patrimonio histórico artístico, como son cuadros, bibliotecas, etc. Los daños, por tanto, afectan no solamente al continente de los edificios, es decir a los edificios en sí, sino también en ocasiones, a su contenido.

Muchas veces es difícil ver si un edificio está “afectado” por termitas, así cuando se comprueba la invasión ya es demasiado tarde, y los daños son irreparables. Por esta razón, cuando hay indicios de la existencia de termitas, es necesario realizar una exhaustiva inspección de los edificios, principalmente los sótanos, plantas bajos y rincones. 

Es también conveniente mirar detrás de los muebles, sobre todo si hay humedad, y prestar atención especial a la madera, ya que las termitas pueden “atacarla” formando galerías sin salir al exterior, dejando intacta una ligera capa externa, a veces solamente la pintura. En este caso, cuando se inspecciona la vivienda, se ha de golpear la madera y si suena como hueco, se agujerea con una pequeña barrena para cerciorarse. Si sale una especie de serrín, significa que hay termitas, ya que éstas tapan las galerías que hacen con excrementos y restos de la madera amasados con saliva. 
La madera atacada por las termitas tiene el aspecto de librillo de hojas entreabiertas que hacen aprovechando las partes más blandas de la misma.
Otras veces construyen cordones con la misma sustancia utilizada para tapar las galerías, con el fin de trasladarse de un lugar a otro, en busca de nuevas fuentes de alimentación. Cuándo estos tubos se rompen accidentalmente, son reparados por la termita rápidamente para evitar la luz. Cuando se detectan estos canales es aconsejable realizar pequeños cortes para comprobar si la infestación es activa o no, y observar si existen termitas en su interior.
Es también conveniente observar la posible existencia de enjambres, o restos de las alas que quedan en el suelo o en ventanas después la enjambrazón o vuelo nupcial.

¿CÓMO PUEDEN LAS TERMITAS INFESTAR UN EDIFICIO?
Las termitas viven en el subsuelo en óptimas condiciones de humedad, donde construyen sus colonias, de gran complejidad estructural. De ahí progresan en los edificios, en busca de materiales celulósicos, para su alimentación. Las maderas de estos, constituyen su mayor fuente de alimentación. Cuando las paredes y muros de los edificios imposibilitan su progresión, construyen canales de progresión para protegerse en su avance.
Una de las causas más importantes que propician la expansión de las termitas es la construcción sobre terrenos aplanados con ruinas infectadas, así como la introducción en un edificio de leña o de madera con termitas. Tampoco se puede olvidar la posible instalación de una pareja de alados en un momento determinado. Una vez que se ha formado un nido de termitas, es muy difícil detener su expansión. Pensemos que sólo unas cincuenta obreras pueden formar una nueva colonia, ya que las obreras alejadas de la influencia de la feromona de la reina, se transforman en reproductores suplementarios (neoténicos). A efectos prácticos, se puede decir que un termitero es perpetuo, ya que los reproductores suplementarios pueden reemplazar a los fundadores si éstos mueren y también son capaces de formar nidos secundarios cuando el primario es muy grande.


SI CREE QUE TIENE MADERA AFECTADA:

PARA CUALQUIER CONSULTA -LLÁMENOS AL 933 409 403 Ó PÓNGANSE EN CONTACTO CON NOSOTROS info@biocontrolbcn.com

REALIZAMOS DIAGNÓSTICO (GRATUITO)

www.biocontrolbcn.com







Comentarios

Entradas populares de este blog

Carcoma, termitas...xilófagos

...CHINCHES DE LA CAMA...

La clave para un control eficaz